Flores de los Tesoros de Beldad
cosmetica medieval

Con este artículo «Tesoros de Beldad» enviado por Maria Jesús Hernández, abrimos esta sección de colaboración entre vosotros y nuestro taller, en el que nos podéis enviar artículos que os resulten interesantes relacionados con la cosmética,   salud, historia, novedades… y que deseéis compartir. Solo tenéis que enviarnos el texto y las imágenes que queráis que aparezcan y en breve lo publicaremos. A continuación os dejamos con nuestra primera colaboración:

Tesoros de Beldad, recetario de cosmética medieval

En el año 1981, en la colección Archivo de Tradicionales Populares, actuando como editor José J. de Olañeta, se publicó, en una preciosa y cuidada edición, un recetario de cosméticos y fármacos de la Baja Edad Media, titulado FLORES DEL TESORO DE BELDAD. Como indica la prologuista de la edición, a través de la misma se ponía al alcance no solo de los boticarios sino también de las amas de casa, conocimientos ancestrales de medicina popular y rectas heredadas de la antigüedad o traídas a Occidente por la medicina árabe.

Destaca la autora del prólogo, Teresa –María Vynoles, la relación que se establece en ese librito entre la belleza, la higiene, la salud y el sexo. Hay fórmulas de cosméticos, perfumes, depilatorios, baño, dentífricos, remedios para cualquier dolencia, afrodisíacos, etc. Y se trata además de un libro destinado preferentemente a las mujeres, lo cual confirma el alto interés que, en cualquier momento de la historia, las féminas han concedido a su aspecto físico, aunque hay, desde luego, varios consejos destinados a los hombres.

De entre las múltiples recetas incluidas en este tratado, transcribimos ahora precisamente la última de las más de 90 que comprende esta interesante y curiosa publicación:

CAPITULO LXXXXIII-PARA HACER UN PERFUME MUY MARAVILLOSO.

Si quieres hacer un perfume muy maravilloso y precioso, tomarás dos onzas de tragacanto y déjalas dos días en remojo en agua fina; y media libra de benjuí; y una dracma de almáciga; y muélelo bien todo. Y luego tomarás un poco de algalia y la mezclarás con todo lo demás, cuando lo tengas preparado. Y cuando esté bien amasado, con una caña, o con lo que tú quieras, pero que sea bien liso, lo aplanarás, alisándolo, hasta que verás que posee el grueso que desees. Y cuando lo tendrás plano lo cortarás con un cuchillo, y cuando lo habrás cortado, darás a las partes forma redondeada, como de panecillos del tamaño de medio cruzado. Y cuando te querrás perfumar, harás trocitos de estos panecillos y, mediante un hisopo, perfumarás todo lo que tú querrás. Y si quieres hacer panecillos, añadirás a la pasta un tercio de carbón de sauce, y así harás los dichos panecillos.

(Flor del Tesoro de la Belleza-Tratado de muchas medicinas o curiosidades de las mujeres- José J. de Olañeta, Editor- ISBN.84-85354-42-7).

¡Ajedrea Cosmética Ecológica te da la bienvenida!

¿Quieres un 10% de descuento en tu primera compra?

Regístrate aquí y recibirás el cupón en tu email de bienvenida.

Entradas relacionadas

La Almona de Sanlúcar y el jabón de Castilla

La Almona de Sanlúcar y el jabón de Castilla

La última fabrica en pie de Jabón de Castilla. Esa es la Almona de Sanlúcar de Barrameda, localidad gaditana situada en la desembocadura del Guadalquivir. Y sí, es la ultima fábrica que nos queda en donde se elaboraba el preciado jabón de Castilla, exportado por...

Historia de los primeros Centros de Belleza

Historia de los primeros Centros de Belleza

Del ámbito domestico a los institutos de estética A poco que indaguemos sobre el mundo de la estética y de los centros de belleza y, siendo más precisos, nos acerquemos al punto de tratamientos caseros versus tratamientos impartidos por profesionales, nos daremos...

Comentarios

0 Comments

Submit a Comment

0
    0
    Tu cesta
    Cesta vacíaVolver a la tienda
      Calcular envío
      Aplicar cupón